DEMSA. Vanguardia en productos de la química contra incendios

archivo-pdf

Entrevistamos al Ing. Daniel Ferrer, Presidente de Industrias Químicas Dem S.A., quien nos introdujo en la filosofía por la cual la empresa ha evolucionado, hasta convertir a los productos y servicios Demsa, en sinónimo de calidad y prestigio internacional

AHORA: Daniel te agradecemos muchísimo la atención de recibirnos. Comentanos: ¿Hace cuánto que están trabajando con el polvo químico seco?
Ingeniero Daniel Ferrer: La empresa inició sus actividades en 1985, pero estamos trabajando desde mucho tiempo antes, llevamos casi 29 años, en el tema. Comenzamos con el polvo químico seco y a diversificar en sus subproductos, vale decir, polvos para todas las aplicaciones. Pero, hoy en día, la compañía está más allá. Nuestra visión está orientada a la “química contra incendio”, que engloba distintos productos para una diversidad de aplicaciones, como ser el ya mencionado polvo químico seco, en todos sus tipos (abc, bc y d); las espumas para combatir incendios en combustibles polares y no polares; distribuimos productos de Dupont para la extinción con gases limpios, recomendados en circuitos integrados, computadoras y demás aplicaciones donde el agua y otros agentes extintores resultan perjudiciales. En otras palabras, fuimos desarrollando una idea mucho más global que abarca a varios tipos de luchas contra incendios y sus distintos productos, por eso nosotros hablamos de química contra incendio.

AHORA: La inversión que hiciste en la empresa fue una inversión muy interesante e importante. ¿Estás en este momento en condiciones de abastecer a todo el país? ¿Exportás, es ese tu objetivo?
D.F: La inversión fue, es y seguirá siendo grande. La realidad es que lo más interesante de la inversión es su continuidad en el tiempo. Lo que habla de un crecimiento constante de la compañía y no algo puntual. Eso nos dio una capacidad muy importante en los distintos productos químicos, en específico en el polvo químico seco, la inversión que hicimos, nos da para abastecer aproximadamente a diez Argentinas. Hoy estamos cubriendo casi todo el país y a otros países latinoamericanos, como ser Bolivia, Uruguay, Paraguay, Brasil, Ecuador, Colombia, Venezuela, Chile; muchas veces nos escapamos de la región y mandamos productos a Medio Oriente y en algunas ocasiones llegamos a exportar a los EEUU. O sea las inversiones fueron hechas de manera tal de poder suministrar a varios países.
El polvo químico es un producto que requiere una alta tecnología para poder producirlo. Esa tecnología la fuimos adquiriendo en distintos países como ser EEUU, Alemania y algo en Francia; pero también hubo mucho trabajo de investigación y desarrollo a nivel local con profesionales de primera línea. Por todo ello, hoy podemos decir que tenemos un standard a nivel internacional en calidad, que es comparable con las mejores compañías del mundo. Este hecho, nos abrió los mercados internacionales, cosa que cuando empezamos era muy difícil, teníamos que crecer mucho tecnológicamente y esto se logró a base de fuertes y constantes inversiones; hemos invertido entre 2 a 3 millones de dólares anuales en los últimos años.

AHORA: ¿Cómo te manejás vos con las petroleras, los aeropuertos, cuarteles de bomberos, fabricantes de extintores, tenés venta directa, la hacés a través de distribuidores? ¿Cómo manejás a los volúmenes más chicos?
D.F.: Cada uno de los segmentos que mencionaste es consumidor de distintos productos. En el polvo químico, por ejemplo, los grandes consumidores son las fábricas de extintores y luego hay consumidores más chicos, que son los recargadores, pero que al ser un número mucho mayor alcanzan un volumen muy importante. Con esto quiero decir, que no hay clientes grandes y chicos; todos son importantes. Con las fábricas, tenemos trato directo y con los recargadores, hay un abanico de canales. El polvo llega! Llega a través nuestro, por distribuidores, o a través de las fábricas de extintores. A veces me sorprendo, salgo a pasear o caminar y al pasar veo una bolsa de polvo Demsa, o sea… no tengo idea como llegó allí!… y eso es interesante porque significa que nuestro producto excedió nuestra red comercial “oficial”.

Demsa empresa
Demsa nace, con la visión empresarial de resguardar al hombre, sus bienes y el entorno de los peligros del fuego, contribuyendo a la creación de una sociedad más segura. Su misión, radica en diseñar, producir y comercializar agentes extintores de incendio, dentro de un estricto marco de calidad y respeto por el medio ambiente.
La gestión de Demsa, se encuentra orientada a la plena satisfacción del cliente, hecho que ha permitido incursionar los exigentes mercados internacionales.
Los productos Demsa, obedecen a rigurosas certificaciones de calidad, como la IRAM y sus procesos fabriles se encuentran enmarcados dentro de las ISO 9000 y 14000. De esta forma, se asegura la plena vigencia del eslabón de calidad en las etapas de producción-comercialización.
El compromiso de Demsa con la seguridad, se extiende a la sociedad, participando activamente en programas destinados a la prevención de incendios y formando profesionales en su moderno centro de capacitación.

AHORA: Daniel, asociado a la distribución, siempre me invade esta pregunta. Por qué pensás que a veces las empresas nacionales, habiendo un fabricante nacional, compran productos que no son del país, ¿Cómo está el tema de la certificación de los productos?
D.F.: Todo tiene una razón de ser. Cuando uno tiene que vender un producto, influyen una serie de factores como ser la marca, el marketing, etc. El mayor problema de Argentina, era que en la calidad de los productos, estábamos muy distantes respecto a las potencias más importantes, como ser EEUU o Europa. Nosotros actualmente estamos certificando los productos Demsa con UL, que es la certificación más reconocida a nivel mundial. De esta forma vencemos las barreras de entrada del producto, ya no tendremos que estar diciendo que Demsa es bueno; con la certificación lo dice otro, alguien reconocido a nivel mundial y capacitado para poder decirlo.

AHORA: y que no es de acá
D.F.: Es de Michigan, de EEUU. Son procesos e inversiones muy grandes! Nosotros, desde hace más de 20 años, contamos con el sello IRAM de producto; institución de gran prestigio en Argentina. También tenemos la certificación de Bureau Veritas y a la vez contamos con certificaciones en Brasil y Chile. Pero, la realidad es que cuando uno se escapa de la región, forzosamente cae en EEUU. Certificando en dicho país, lográs mostrarle al mundo que el producto es de primera calidad. Tuvimos que invertir y trabajar mucho para poder llegar a dicha calidad y ahora lo que estamos haciendo es simplemente mostrarla, que nos certifiquen y que digan: “¡Es cierto! La calidad de ustedes es de primer nivel”. No es fácil para una empresa Argentina alcanzar estos estándares, es una decisión de política empresarial, es plantearse e implementar una filosofía de trabajo; es no conformarse y buscar la excelencia. Nosotros estamos en esa constante búsqueda. Queremos lo mejor para Demsa, y para ir a lo mejor, tenemos que competir con los mejores. Realmente es algo que me entusiasma y lo hago con gusto. Me quita horas de los fines de semana y de los feriados porque me gusta. Cuando vas alcanzando distintas metas te vas retroalimentando y te dan ganas de seguir. Es un círculo virtuoso, cuyos resultados al final de los tramos del infinito camino quedan en evidencia.

AHORA: Es un lindo desafío!
D.F.: Sí! Es un desafío interesante porque tanto Argentina, como los otros países de Sudamérica, siempre han tenido mala prensa internacional en lo referente a nivel industrial. La verdad es que acá hay gente muy capaz, gente que si se le da la oportunidad para desarrollar cosas lo hace con una calidad extraordinaria y empresarios que realmente se juegan. Nosotros decidimos una inversión de casi 800.000 dólares para poner un laboratorio, el primero en Latinoamérica acreditado bajo 17025, que es la ISO que los regula. Si tuviera que mencionar la característica que impulsó su ejecución, diría que es coraje ¡Nada más! Es muy difícil aparentemente con una mentalidad localista recuperar esa inversión, pero este laboratorio, equipado con la más alta tecnología disponible, no sólo nos está permitiendo controlar nuestros productos de manera casi única. Nos permite innovar, investigar, desarrollar; incluso poner en aprietos a proveedores internacionales y pedirles mejoras. Todo eso lo podemos hacer gracias a que la tecnología del laboratorio es capaz de “desvestir” nuestro producto, cosa que para una empresa que no se ponga a tomar esos riesgos, simplemente resulta imposible.

AHORA: Estás hablando de falta de visión de futuro.
D.F.: No sé si es no tener visión de futuro. Es una postura filosófica como te comentara anteriormente. Es simplemente decir: “Quiero traspasar ciertos límites, quiero llegar a otros lugares”, y para llegar allí, tenés que buscar vehículos y caminos. En otras palabras, para poder estar dentro de los “número uno”, tenés que comportarte como un número uno ¡Y en eso estamos!.

AHORA: Entiendo que la inversión realizada en el laboratorio, ayudará a Demsa a auto-controlarse y fundamentalmente en la investigación y desarrollo de los productos; pero también representa un avance para el país y el rubro.
D.F.: ¡Sí! Yo siempre digo que las cosas que uno hace en el fondo las alquila, uno está de paso. La realidad es que el país, en el tema polvo químico y espuma, desarrolló una tecnología que va a quedar. En particular, Demsa va a traspasar a Daniel Ferrer, a los socios y demás. Es aquí donde se ve la importancia que tiene desarrollar cosas para un país, se contribuye a una Argentina más próspera, fuerte y soberana. En ese tema no se tiene que recurrir al exterior, se resuelve acá y eso es muy bueno. Tener la tecnología para hacer las cosas es mucho mejor que tener la plata para comprarlo, porque puede llegar un momento en que no te quieran o puedan vender las cosas, pero si las sabes hacer y las podés hacer localmente, es muy importante. Te hace totalmente independiente, y es por eso que lo que se está haciendo es importante para el rubro en general.

AHORA: Sí, es una protección para todos… Ahora realmente vos ves que en el mercado otros estén preocupados en certificar o se acercan al laboratorio?
D.F.: Yo creo que las políticas se contagian y en la Cámara Argentina de Seguridad estamos haciendo un trabajo muy importante en eso. Venimos siguiendo el mercado del extintor en Sudamérica hace bastante tiempo. Hace 15 años, un fabricante de Brasil producía 5 veces más que la fábrica de extintores más grande de Argentina. Hoy en Brasil se fabrica apenas un 40% más, lo que indica que la industria del extintor en la Argentina avanzó muchísimo respecto a la brasilera. El polvo, es un insumo muy importante dentro del extintor y justamente el poder tener una gran fábrica proveedora en el país, les da la posibilidad a los fabricantes de extintores de poder explorar mercados internacionales, porque tiene la base ¡Tienen con qué! Tener solucionado ese tema, alienta a las fábricas a seguir peleando el mercado Sudamericano. Esto lo expuse claramente en la Cámara Argentina de Seguridad, cuando empezamos a efectuar las inversiones mencioné que el objetivo era desarrollar las fábricas de extintores más allá de la Argentina, y de hecho hay empresas que ya están certificando en Brasil, cosa impensada hace unos años atrás. Evidentemente los dos países en Sudamérica tecnológicamente más capaces son Brasil y Argentina. Brasil cuenta con una ventaja muy importante, su gran mercado interno, pero Argentina lo está peleando con capacidad de gestión, con capacidad en sus ingenieros y con los empresarios que dan… dan todo!

Demsa productos y servicios
Demsa actualmente produce:
• Polvos secos para extintores de fuego clase ABC, BC y D
• Espumas sintéticas de baja, media y alta expansión
• Accesorios para instalaciones y elementos para la lucha contra el fuego
La línea de productos, se complementan con licencias de comercialización con carácter de distribución oficial, como ser los gases limpios de Dupont.
A través de su “Centro de Ensayos Normalizados de Agentes Extintores” (CENAE), Demsa provee de servicios de laboratorio para polvos químicos secos y espumas sintéticas con aplicación en diversas industrias e instituciones.

AHORA: Hablemos un poco de la fábrica de espumas
D.F.: Empezamos a fabricar espumas hace aproximadamente 4 años, cuando Demsa ya estaba industrialmente más madura, lo que nos permitió empezar unos cuantos escalones más arriba que con el polvo. Hoy tenemos una planta totalmente automática, que va más allá del chiche en sí mismo de apretar dos botones y que se produzca la espuma. La realidad es que la espuma tiene dos cosas muy importantes que cumplir, una son la calidad de las materias primas, todos sabemos que para hacer algo, el resultado estará vinculado con qué se haga; pero otra cosa no menor es cómo se hace. En la espuma hay muchos productos, muchas materias primas que intervienen en un porcentaje muy chico en donde el error humano puede ser muy importante. Sabemos que justamente nosotros no somos máquinas, la gente puede venir cansada, distraída, montones de cosas, lo que hace que capaz en un ingrediente que tienen que poner un 0.2% ponga 0.3%, que pese mal… bueno, eso inhabilitará después la producción final. En nuestra fábrica de espumas no interviene la mano humana. No solamente usamos materias primas de primerísima calidad sino que también el proceso es siempre el mismo. El resultado, es un producto confiable, único, que mantiene las propiedades. Esto nos da una tranquilidad muy importante, porque los agentes extintores se emplean en contadas ocasiones, pero cuando se usan no pueden fallar. Muchos bienes y vidas dependen de que las instalaciones y los productos funcionen bien.
Un incendio desatado en una refinería, como el reciente caso de YPF en Ensenada, es un gran problema. Son incendios muy complicados que generalmente tienen un alto costo ambiental, ni que hablar el stress que genera en la población que vive cerca… grandísimo. Entonces es de una enorme responsabilidad hacer estos productos. Ese es el objetivo de nuestra empresa, tener los equipos y recursos humanos necesarios para entregar un producto totalmente confiable. Para poder hacer eso hay una sola forma: inversión y automatismo. Muchas veces, hacemos un ejercicio con la gente que nos viene a visitar, por ejemplo con jefes de seguridad de las grandes empresas. La experiencia consiste en hacerles producir la espuma a ellos.

AHORA: ¿En serio? ¿Cómo es eso?
D.F.: Sí, porque lo único que tienen que saber es leer y tener un dedo para apretar un “enter”. Simplemente, es buscar que espuma es, seleccionar la cantidad requerida y apretar un botón. Así se hace la espuma. De esta simple forma, nuestros visitantes ven lo importante que es tener un proceso totalmente automatizado, independiente del personal. Esto no quita que después el producto pase por nuestro laboratorio y se lo examine exhaustivamente, pero de la envasadora sale tranquilidad.

AHORA: Contanos sobre la capacitación que ofrecen
D.F.: Nosotros estamos preparando cursos a pedido de empresas importantes, la realidad es que para poder preparar un curso hay que saber mucho más que hacer las cosas, porque los cursos generalmente van más allá de la temática diaria. Los profesionales que tenemos están capacitados para eso. Hoy en día estamos preparando cursos de aproximadamente 4 a 5 horas para nivel de entrenamiento medio de distintas compañías, entre ellas YPF, Petrobras, Aeropuertos 2000. Es un trabajo arduo, donde intervienen muchas personas, muchas disciplinas distintas, desde científicos, ingenieros, profesionales de marketing, cada uno efectuando su aporte e integrándolo en un contenido.

AHORA: ¡Es verdad! Lo que vos decís, lo vi reflejado en los manuales que tienen en la biblioteca del sitio web. ¡Están muy bien hechos!
D.F.: Gracias. Esos contenidos son una forma de brindar un servicio. La idea de la compañía es justamente, tener un compromiso amplio en todos los sectores. Cuando me propusieron hacer esos manuales, me pareció una idea brillante, porque de alguna forma es bueno plasmar en un par de hojas los conocimientos que uno va teniendo, porque son útiles para otros. De hecho, tuvimos varios pedidos de organizaciones como ser la propia Cámara Argentina de Seguridad, profesionales de higiene y seguridad e instituciones que reúnen a ingenieros de seguridad, para poder subir en sus sitios web o difundir dentro de sus organizaciones esos manuales, cosa que nosotros accedemos, ya que están hechas para eso… para capacitar! ¡Cuánto más se distribuyan mejor! Es parte de nuestro aporte y compromiso con la construcción de una sociedad más segura, trabajando arduamente en la prevención de incendios. Aquí también se refleja el espíritu de la inversión continua y no estática, del cual habláramos antes. Esto es exactamente lo mismo. Para el año que viene estamos actualizando esos manuales, para que justamente tengan más y mejor información.

AHORA: Constantemente hay que ir creando cosas D.F.: Sí! porque hoy en día la comunicación es muy rápida:
Nos lo demuestran las estadísticas que tenemos en la web, son valores muy altos y para que sigan siendo altos hay que crear nuevos contenidos, presentarlos de nuevas formas y difundirlos en diferentes maneras, aprovechando los recursos que las nuevas tecnologías aportan. No nos podemos quedar… digamos que el actual manual versión 2013, es cuestión del pasado. Ahora tiene que salir la versión 2014, así es como funciona la cosa…

AHORA: Vos sabés que en lo que es incendio lamentablemente, siempre hay algo nuevo que aprender. Digo lamentablemente, porque hay vidas y bienes en riesgo. A veces uno no lo piensa, pero en el rubro del fuego, se está trabajando sobre la vida humana.
D.F.: Sí, así es. Acá, en Demsa, somos conscientes de eso y yo me encargo personalmente de ese tema en la compañía, para que todo el mundo tome noción y compromiso con lo que hace. Cuando entra un empleado nuevo, lo que más tiempo nos lleva es explicarle el grado de responsabilidad que tiene su trabajo. Me encargo personalmente de mostrarles distintos videos y enseñarles dónde y cuándo se va a usar la producción. Todos en Demsa han pasado por dicho proceso, la realidad es que uno tiene que saber que nuestro producto se va a emplear en el peor momento.
En Demsa tenemos dos slogans “Somos su seguridad cuando Ud. más nos necesita” y “Pensando en Ud.”. Cuando el empleado hace carne estos conceptos, uno se da cuenta enseguida, porque se le nota en la cara.

AHORA: Yo, por mi parte Daniel, te agradezco muchísimo y felicito a Demsa por lo que están haciendo. Me siento sobrepasado, digamos, uno venía con una idea y se encuentra con información que es buena que la gente conozca. Encontrar una empresa que realmente tome las cosas como lo están tomando Uds., en nuestro país, es un orgullo, eso demuestra que realmente cuando hay ganas y deseo de hacer, se puede!
D.F.: Te agradezco realmente, sé que lo decís con el corazón.. y… gracias a vos!
Manuel Palleiro

Comments are closed